Creatividad pensamiento lateral mapas mentales

Importancia de un enfoque más holístico en la evaluación de la creatividad

En lo que a creatividad se refiere, el problema de su evaluación continúa siendo de los más difíciles de resolver. Uno de los obstáculos principales que ha encontrado la ciencia consiste en que resulta harto complicado evaluar algo de lo que todavía no se tiene un conocimiento suficientemente preciso.

La existencia de al menos diez enfoques diferentes (y minienfoques o subenfoques) respecto a lo que se considera creatividad o principal en ella, dificulta el esclarecimiento de si lo que se está evaluando, educando y desarrollando es o no la creatividad, o únicamente algunos factores inherentes a ella.

En la labor por desarrollar la creatividad se necesita medir con cierta precisión cuál es el nivel de desarrollo de partida y los progresos que se van obteniendo ulteriormente. No obstante, se mantienen algunas dificultades en cuanto a la evaluación de la creatividad y muchos investigadores indagan con insistencia sobre lo que los demás hacen para realizar esta medición, qué indicado¬res e instrumentos utilizan, etc.

En la práctica escolar a los educadores la tarea se les hace más difícil, ya que por un lado, a veces la noción que tienen de creatividad es muy vaga e imprecisa y, por otro, necesitan de instrumentos que, además de ser confiables, faciliten la recopilación y procesamiento de la información, sin un gran consumo de tiempo, esfuerzos, y recursos de otro tipo.

Es cierto que la ciencia todavía no tiene respuestas definitivas acerca de qué es la creatividad y cuáles son los medios más eficaces para evaluarla.

Éste y otros trabajos del autor, pretenden no agotar, pero sí contribuir a esclarecer algunas cuestiones, en función de dar un paso más en el camino de hacer menos oscuro y difícil el problema de evaluar, educar y desarrollar la creatividad.

¿Dónde está la creatividad? ¿En el producto? ¿En el proceso? ¿En el individuo? ¿En el grupo?

Una interrogante a la que no se le ha hallado aún una respuesta definitiva es a la de dónde está la creatividad, si en el producto, en el proceso, en el individuo o también en el grupo. Es necesario distinguir entre los conceptos creatividad, producto creativo, proceso creativo y sujeto creativo (persona o individuo y grupo o conjunto mayor).

La creatividad, desde el punto de vista holístico, no se limita ni al producto, ni al proceso, ni a la persona, ni al grupo. Como tampoco se reduce al pensamiento o imaginación creadora o a las técnicas y métodos, o a las condiciones y otros factores.

Cualquiera de estos aspectos (pensamiento, imaginación, percepción, motivación, condiciones, técnicas, proceso, producto, cualidades, individuo, grupo, etc.) abarca la creatividad parcial y no totalmente.

Por tanto, cuando se trabaja en el desarrollo del pensamiento creativo, por ejemplo, se está desarrollando también la creatividad, en el sentido de que el pensamiento creativo es parte de ella. Sin embargo, sería preferible que se expresara con mejor precisión desarrollo del pensamiento creativo y no de la creatividad, por cuanto el desarrollo de esta última abarca más aspectos (no solamente cantidad, también niveles superiores de integración) y no sólo el pensamiento. Lo mismo puede decirse para el resto de los factores que abarcan parcialmente la creatividad.

Es decir, algunos investigadores pretendiendo evaluar el desarrollo de la creatividad, en rigor lo que miden por ejemplo es el desarrollo del pensamiento creativo. Igualmente ocurre con algunos educadores y proyectos educativos que se proponen desarrollar la creatividad y en realidad solamente están propiciando, digamos, el desarrollo del pensamiento creativo.

¿Y es que basta con medir un factor (el desarrollo del pensamiento creativo en este caso) para asegurar que se está desarrollando la creatividad?

Se puede decir que algún progreso se logra, si bien no parece que sea todo lo desarrollable, lo posible y necesario. Esto se plantea sin desconocer el vínculo del pensamiento con la imaginación, la motivación, las técnicas, las condiciones, etc. Pero el hecho de que dos o más factores estén vinculados no quiere decir que sean lo mismo, ni que con tales relaciones se abarque todo lo que se refiere a esos factores. Desarrollando uno se puede influir en el desarrollo de los demás, mas quizás de manera insuficiente.

Tomar como fundamento un enfoque y modelo holístico de la creatividad parece dar mayores posibilidades de éxito a la labor pro evaluación, educación y desarrollo de la creatividad.

Autor: Jorge Ojeda, jorge.ojedamatias@gmail.com

(Adaptado de Ojeda, J.: Buscando un enfoque más integral para la evaluación de la creatividad, en Creatividad Pedagógica, Universidad Nacional, Manizales, 1998 y Creatividad. Enfoques, evaluación, estrategias. Editorial Inspiración, Santiago de Cuba, 2001.)

Etiquetas: ,

0 Comentario/s:

Publicar un comentario en la entrada